Rompe tus límites

¿Sientes que el mundo te pone límites? ¿Que la sociedad quiere dictarte tus valores? ¿Que ya está establecido –y decidido por amplia mayoría- lo que está bien o lo que está mal?

Y en cuanto a las demás personas… ¿Te dan consejos sobre lo que puedes hacer o lo que no? Ante un reto personal… ¿te animan a conquistarlo o más bien te cuentan todos los problemas o pegas que puedan surgir?

AC-chica-en-las-montañas

Y en cuánto a ti… ¿Crees en lo que haces? ¿Crees en ti? ¿Tienes algún sueño que quieres alcanzar? ¿Estás dando lo mejor de ti? ¿Sabes hasta dónde puedes llegar? Y… lo más importante ¿Lo que deseas lo deseas de verdad?

¿Quién maneja tu vida?

La vida es un maravilloso regalo. Pero no siempre la sentimos así. Cuando surge la enfermedad, la pérdida, o algún otro acontecimiento que nos afecta profundamente, ya no lo tenemos tan claro. En esos momentos podemos sentir la vida como un peso que nos cuesta sobrellevar… y no es que esté mal… pero nuestras sensaciones y emociones nos hacen sentir mal.

Pero, incluso, cuando parece que las cosas nos van bien –estamos bien de salud, nuestro entorno está estable, tenemos un buen trabajo, etc.- existen muchos momentos en los que podemos sentir una inquietud interior que no nos deja sentirnos en paz.

Las personas, hombres y mujeres, necesitamos sentir que nuestra vida tiene un sentido… que lo que hacemos nos trasciende como pequeños seres individuales. Una sensación de plenitud que no se puede explicar fácilmente, pero que reconforta tu corazón.

Rompe con las prisas

No aceptes la dictadura del tiempo. O, para expresarlo aún mejor, no aceptes la tiranía de la falta de tiempo. Ahora es el momento. Tu momento. Este es el único momento en el que la vida te espera, para que te unas a ella.

Desde mi experiencia, la mejor manera para empezar a vivir la vida con plenitud es hacerlo desde el presente.

El pasado ya pasó, solo existe en tu mente. El futuro aún no llegó, solo existe en tu imaginación y nadie sabe como será.

Busca el silencio. Explora el silencio en tu interior. Practica la atención plena al momento presente. Haz lo que tengas que hacer sintiendo lo que haces. Cuidado, oigo tus pensamientos… “ahora no es el momento”, “no puedo hacerlo”, “ya me gustaría a mí”, “cuando pueda lo haré”… Haz tu elección… regálate el tiempo que te mereces.

Busca tu espacio

Por error, creemos que nuestro espacio como personas se limita a nuestro cuerpo. Y encima, cuando nos sentimos mal nos vamos haciendo cada vez más pequeños, como si encogiéramos.

Pero también, cuando nos sentimos bien, fuertes y con energía, parece que nuestro espacio se agrande… levantamos las manos al cielo y parece que las estrellas están cerca de nuestros dedos… sentimos el sol y la brisa, y somos, por un instante, sol y brisa.

Respira hondo… profundamente… cierra los ojos y respira tranquilamente… siente como tu espacio se expande… las preocupaciones nos empequeñecen… pero la vida siempre está dispuesta a rescatarnos. Siente la respiración en tu pecho, el aire, libre y fresco, entrando y saliendo de ti. La vida respirándose.

[AC] pajarito

El Camino Dulce

Siente el enorme respeto que te mereces. Viviste tu vida como pudiste. No te juzgues más por lo que pasó. Tampoco por lo que te pasa o te pasará. Simplemente, sal de la tribuna de acusados y deja de juzgarte.

Pero si quieres vivir en plenitud y en paz, acepta tu responsabilidad. Todos somos, realmente, responsables de nuestra vida. Olvídate de las circunstancias, el entorno, los “presuntos” límites… Haz tu elección, aquí y ahora. Elige romper con las prisas y sentir tu espacio.

Puede que nada cambie de un momento a otro… pero si eliges con conciencia hacia donde caminar, cualquier pequeño avance es ya un gran triunfo. Si no eliges el camino que sientes que debes caminar, nunca sabrás hacia donde diriges realmente tus pasos.

El Camino Dulce es el camino de la Aceptación, del Perdón, de la Transformación, de la Paz Interior y de la Contribución al mundo y a los demás. Es el camino que uno elige caminar cuando descubre su propósito en la vida. Es un camino sin exigencias, sin culpa y sin sufrimiento. Es el camino donde la vida y la eternidad se abrazan, donde el Amor Incondicional rompe los límites del tiempo y del espacio.

Ahora, aquí y ahora, para un momento, suelta el tiempo, regálate este instante, cierra los ojos, escúchate con atención… y dime…

¿cuáles son los límites que te has autoimpuesto y que deseas superar?

Cuéntame tus sensaciones y comparte conmigo tu elección.

Un cálido abrazo
antonicarne_logo_nombre

Antoni Carné

Sus conocimientos, experiencia y su propio proceso personal le han llevado a crear un método propio para poder ayudar a otras personas a recuperar su Poder Personal para que, desde la Paz en su Corazón, cada uno encuentre su propósito en la vida y el camino que le conducirá hasta él.

Latest posts by Antoni Carné (see all)

Participa con tu respuesta